miércoles, 23 de julio de 2014

Carta a usted, fanático

Escribo la siguiente carta en base a una idea o postura que he tenido siempre respecto al fanatismo político. Quizás peque de ligeramente violento, pero intento que sea algo contundente.


Dude del que tiene PODER, no sea TONTO.
Ellos tienen el PODER, no USTED.
Ellos tienen el DINERO, no USTED.
Ellos son los que el poder y el dinero les enferma. Usted no está enfermo. No tiene porque ser un tonto, desconfíe.

¿Acaso puede creer que por que le regalan dos colchones, Dios ha elegido a sus representantes en la Tierra y los ha puesto a gobernar? ¿En su país? ¿A ellos?

Usted debería dudar, desconfiar… pero no. Los transforma en sus ídolos, sus héroes. ¿Sus héroes? ¿Acaso han sangrado ellos por usted alguna vez? ¿Ha visto sus rodillas flexionarse? ¿Sus zapatos ensuciados alguna vez?
- ¡Si, claro que los he visto! – Responde el fanático.
Por supuesto que sí. Se han arrastrado en el fango cual víbora rastrera para llegar ahí donde están ahora.
- ¡Pero no todos son malos!
Claro que no. Puede rondar por ahí, entre ellos, el salvador de todos nosotros.
¿Pero como puede usted cerrar los ojos y aplaudir, creer ciegamente en quien tiene bajo su mano una botonera que decide sobre su jubilación, su sueldo, su asistencia sanitaria, su expresión, su propiedad… su libertad?

Reconozca las buenas acciones y elógielas.
Quéjese y critique aquello que le parece mal.
Pero no aplauda con los ojos cerrados como un idiota.
¡Le pagan por estar ahí! ¡Es el trabajo de ellos cuidar su calidad de vida y la del país!
¿Acaso aplaude al kiosquero cuando lo ve reponer la estantería? No. Lo mira con recelo cuando el cambio no es el correcto. Incluso suele hablar mal de él cuando sube los precios.
Entonces… ¿Por qué vitorea y festeja ante ellos cual ternero en el campo? ¿Sabe qué hacen con los terneros?
Los terneros reciben toda la atención de sus cuidadores. Son alimentados, si se enferman reciben atención médica, probablemente si hace frío también consigan un abrigo. ¿Sabe cuánto le cuesta esto a los terneros? Nada, ¡es gratis!
Déjeme decirle que eso es mentira. Los terneros pagan el mayor precio… ¿Es acaso usted un ternero?

Tampoco crea que lo representan. ¿Cómo podrían representarlo a usted ellos que poseen tanto poder en sus manos; aquellos que controlan el dinero de todos los ciudadanos? ¿En qué se asemeja eso al hacer cotidiano de su vida? No son sus pares, no son sus hermanos. Son empleados de la gestión pública.


Desconfíe del poder, no sea tonto. Piense, tenga juicio. Piense, que ellos lo hacen todo el tiempo y no precisamente por usted…




Como añadido: Esto podría ser llevado a cualquier ámbito de poder, además de la política.

No hay comentarios:

Publicar un comentario